Blog

La conciencia genera el cambio

Por primera vez, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) ha evaluado 228 lugares catalogados como Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO. Como resultado, el informe llamado “Perspectiva del patrimonio mundial" indicó lo siguiente:

  • El 21% de los lugares estudiados presentan una “buena” perspectiva de conservación.
  • El 42% una “buena perspectiva con cierta preocupación”
  • El 8% está en situación crítica.

Una verdad que preocupa

Algunos de los lugares catalogados con “buena perspectiva de conservación” son el parque nacional Uluru-Kata Tjuta, símbolo de Australia, y el monte huangshan, en China. También entran en esta categoría los alpes suizos, el parque nacional de los volcanes de Hawai (EE UU) y el arenal de namib (África).

En contraste, 19 lugares son afectados por amenazas graves, de ahí que se requiera una urgente intervención para salvaguardar esos espacios. Tal es el caso de la reserva de caza de selous, donde la caza furtiva ha reducido de forma dramática el número de elefantes. Otro claro ejemplo es el caso de la mariposa monarca en México, que está amenazada por la deforestación y las actividades agrícolas.

Más que hacer una enumeración de cuáles son los lugares que caen en cada una de las categorías antes presentadas, resaltamos este tipo de investigaciones para evidenciar que aunque éstas parecieran algo muy lejano a nosotros, o una cuestión en la que simplemente no podemos hacer nada al respecto, sí que podemos. Simplemente las medidas de ahorro energía que nosotros empleemos ayudarán a contribuir a esta idea generalizada de impactar positivamente a nuestro planeta. Lo peor que podemos hacer, es ver con apatía los diversos acontecimientos que nos circundan. Debemos ser conscientes de que por mínima que sea nuestra contribución como en el caso del ahorro de energía, ésta tiene un valor muy fuerte en sí misma, pues forma parte incluso de un esfuerzo mucho más grande que se genera con el apoyo de otros ciudadanos como tú.

forma parte del cambio

Aquí, unas simples instrucciones que podemos emplear en nuestras casas o trabajos para ahorrar luz en casa:

  • Apaga las luces que no estés ocupando, ¿básico no?
  • Desconecta los aparatos eléctricos, pues cuando están conectados (aunque no los estés usando), siguen gastando energía.
  • Nunca dejes tu televisión en modo de ‘sleep’ o tu computadora en ‘reiniciar’, pues ésta sigue consumiendo mucha energía y de forma continua.
  • Utiliza focos ahorradores.
  • Instala paneles solares en México y ayuda a reducir las emiciones de CO2 al medio ambiente.

Ahora que te hemos recordado algunos modos de ahorrar energía, está en tus manos implementarlo y ayudar a la conversación de nuestro planeta.