Consejos para una vida sustentable

Cómo reciclar diferentes materiales

Reciclar no solo es importante, sino absolutamente necesario. En nuestras manos está enseñar a nuestros hijos cómo ayudar al medio ambiente y cómo reciclar artículos que usamos en la vida diaria. 

A medida en que seamos conscientes en el cuidado de nuestro entorno podremos mantener un estilo de vida sustentable y dar un mejor ambiente a nuestros hijos.

No es nada complicado tener una educación ecológica. Para ello, debemos tener presente que reciclar es reutilizar objetos y materiales en lugar de desecharlos.

Hay dos formas de hacerlo:

  • Upcycling, que añade valor a un elemento para poder usarlo nuevamente.
  • Downcycling, que descompone artículos y sustancias para reutilizar los elementos que aún sean útiles.

También existe el llamado “preciclado” en el que sus practicantes evitan adquirir objetos innecesarios que luego tendrían que reciclarse o tratarse como residuos.

Químico, mecánico y orgánico

El reciclaje da tratamiento a los residuos, tanto industriales como domésticos, a fin de reintroducirlos en el ciclo de producción.

Hay tres los tipos de reciclaje:

  • Químico. Utiliza una reacción química para tratar residuos, o separar componentes.
  • Mecánico. Transforma los residuos por medio de maquinaria, como una moledora de desechos.
  • Orgánico. Produce fertilizantes y combustibles como el biogás por medio de la fermentación.

 Contribuye al cuidado del medio ambiente

Una parte importante de nuestra educación ambiental es separar los residuos en nuestro hogar a fin de depositarlos en los contenedores adecuados. Y estos los podemos distinguir por sus colores:

  • Verde: para envases de vidrio.
  • Amarillo: para envases plásticos y latas.
  • Azul: para papel y cartón.

También hay otro tipo de contenedores, llamados puntos limpios, en los que se depositan pilas, aceites, electrodomésticos y escombros, que son residuos peligrosos.

Identifica los materiales

Antes de depositar los desechos en sus diferentes contenedores, debes identificarlos bien y clasificarlos. Cada uno está compuesto de distintos materiales y debes tener en cuenta que tienen procesos de reciclado aparte. Separa por ejemplo:

Telas

  • La ropa vieja que se va a donar debe estar limpia, cosida y planchada.
  • Las piezas de tela para hacer trapos, independientemente de su tamaño, deben estar limpias.
  • Hay que retirar botones, cierres y otros adornos que puedan tener las telas.
  • Separa el nailon, el poliéster y los impermeables de los otros tejidos. 

Plásticos 

  • Clasifica los plásticos por familias y límpialos de otros restos.
  • Pueden ser piezas enteras o rotas.
  • Verifica el tipo de plástico, antes de llevarlo al contenedor. 

Vidrio

  • Para reciclar bien el vidrio, se debe clasificar por colores y llevarlo al contenedor.
  • Debe estar totalmente limpio.
  • Se debe clasificar por colores: verde, ámbar y transparente.
  • Elimina roscas, etiquetas o tapas.
  • Recuerda que algunas botellas son retornables, es decir, que pueden ser entregadas nuevamente. 

Papel y cartón 

  • Sepáralos según su tipo: periódico, papel de computadora, cartulina o cartón.
  • No rompas ni arrugues el papel.
  • Embala y amarra cada montón ya clasificado.
  • Asegúrate de que no están húmedos o mojados.
  • No incluyas papel carbón ni celofán.

Metales

  • Clasifícalos por metal (cobre, aluminio, acero, hierro).
  • Desprende cualquier papel o etiquetas que tengan.
  • Especifica cuando es aluminio reciclable, y marcarlo con el símbolo internacional del reciclaje.
  • Compacta el aluminio: un kilo equivale a aproximadamente 60 latas.
  • Comprime todas las latas de aluminio y acero. 

Nunca es tarde para que el reciclaje se convierta en un hábito desde tu casa reutilizando siempre los objetos y materiales que existen en tu hogar. Un estilo de vida sustentable está a nuestro alcance.