Blog

Ahorro de energía en la cocina

La cocina es uno de los lugares en donde más energía se consume, ya que para cocinar, normalmente hacemos uso de diferentes electrodomésticos. Si bien, no es opción dejar de hacer uso de los artefactos que facilitan mucho el proceso al preparar la comida, te compartimos algunos tips para hacer posible el ahorro de energía en la cocina.

 

  • El horno es de los electrodomésticos que más energía consume, es por eso que si se va a usar, debes de intentar cocinar la mayor cantidad posible al mismo tiempo.
  • Intenta no abrir el horno mientras está funcionando, ya que se pierde hasta el 20% del calor generado y esto causa que el horno tenga que trabajar de más.
  • Si vas a utilizar el horno por más de una hora seguida, no es necesario precalentarlo.
  • Las ollas de presión consumen menos energía que las ollas convencionales, intenta cocinar en ella lo más posible.
  • Si tapas las ollas en el punto de ebullición y bajas el fuego, se ahorra energía.
  • Intenta usar el microondas en vez del horno, ya que este gasta un 70% menos.
  • Si necesitas descongelar alimentos, hazlo dentro del refrigerador, así es más saludable y el refrigerador puede aprovechar el frío y así ahorrar en el recibo de luz.
  • Instalar el refrigerador lo más alejado posible de fuentes de calor (como podría ser el horno) podría representar un ahorro de energía notable.
  • Descongela el refrigerador, ya que de lo contrario, el gasto de energía puede subir en un 30%
  • Intenta mantener el refrigerador en una temperatura de 6*C y el congelador a -18*C para reducir el consumo.
  • Lavar los trastes en el fregadero puede llegar a gastar un 60% más de agua que si se utiliza un lavavajillas, sin embargo, si no tienes acceso a este electrodoméstico, intenta mantener la llave de agua cerrada mientras enjabonas los trastes.

 

Estos tips son muy sencillos y en su mayoría no requieren de un gasto económico, lo cual los pone al alcance de cualquier persona. Incluir estos pequeños cambios en tu rutina diaria puede disminuir notablemente la cantidad de energía que consumes a diario y así ahorrar en el recibo de luz y ayudar al planeta.